NOMBRE CATEGORÍA

PREPARANDOSE PARA LA ADOLESCENCIA. Beatriz Nieto Camacho y Ana Mª Aguilar Huerta

         

Mi hijo ha cambiado. ¿Es normal? ¿Por qué cuestiona ahora mis normas? ¿Por qué ya no confía en mí? ¿A qué se debe su apatía? ¿Cómo puedo ayudarle?

Mi hijo ha cambiado. ¿Es normal? ¿Por qué cuestiona ahora mis normas? ¿Por qué ya no confía en mí? ¿A qué se debe su apatía? ¿Cómo puedo ayudarle?

La educación de los hijos puede ser la tarea más gratificadora de la vida de los adultos. Nada nos da más alegría y orgullo que un niño feliz, productivo y cariñoso. Cada edad y etapa del desarrollo infantil tiene metas y tareas específicas. Los adolescentes necesitan muchas destrezas para poder lograr exitosamente su meta de mayor independencia. El paso hacia  la  independencia en los adolescentes puede causarles tristeza y estrés a sus padres. Algunos aspectos de esta transición son normales y aunque causan mucha tensión, no deben de ser causa de alarma para los padres.

Comenzar temprano es la mejor forma de prepararse para la adolescencia de los niños.

Las siguientes son pautas para que los padres puedan prepararse y preparar al niño para una transición sin inconvenientes y un mayor éxito en el logro de las tareas del desarrollo hacia la adolescencia:

  • Proveer un ambiente seguro y amoroso en el hogar.
  • Crear una atmósfera de honradez, confianza y respeto mutuo.
  • Permitir al adolescente la independencia apropiada para su edad.
  • Desarrollar una relación con el niño que le permita confiar en los padres cuando tenga preocupaciones o problemas.
  • Enseñarle la responsabilidad básica para con sus objetos personales y para con los suyos.
  • Enseñarle la responsabilidad básica de ayudar en la casa. Enseñarle la importancia de aceptar límites.

Estos son procesos complejos que ocurren gradualmente y comienzan durante la infancia. Los años de la adolescencia del niño serán de menor estrés cuando los padres y los niños han trabajado juntos en estas tareas a través del desarrollo infantil previo.

La habilidad de hablar abiertamente acerca de los problemas es uno de los aspectos más importantes de la relación entre padres e hijos. Desarrollar esta relación requiere persistencia y comprensión. La relación se desarrolla gradualmente, al dedicarle tiempo al niño. Los padres deben de aprovechar la oportunidad de pasar tiempo con los niños durante las comidas, contándole cuentos, leyéndoles, jugando con ellos, durante excursiones, vacaciones y celebraciones. Los padres deben tratar de dedicarle cierto tiempo a cada niño, especialmente si están discutiendo temas difíciles o tristes. Esta relación crea una base de confianza que le permite al niño el discutir con sus padres los problemas y conflictos que surjan durante la adolescencia.                              

                                               

Publicado el 29/5/2017 en ARTÍCULOS

         

RSS 2.0 (ARTÍCULOS) RSS 2.0 (Vivir en Familia)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Buscar

Categorías

Últimas entradas