NOMBRE CATEGORÍA

Los niños de esta generación cuentan con una cantidad de información que los padres no podemos controlar en muchos casos. ¿Cómo resolver dudas cuando preguntan sobre temas que han escuchado en medios dirigidos a adultos y que como padres pensamos que ni si

         

Es mejor prevenir que curar. Si pensamos que no deberían conocer algo, lo mejor será procurar que no lo conozcan. Esto supone una restricción de sus fuentes de información indeseables. Si pensamos que la televisión o internet van a alterar la formación de la conciencia de nuestro hijo, lo mejor es que sólo los use en nuestra compañía.

Este proceso también puede lograrse fomentando los medios de formación deseables, como periódicos, libros o revistas de nuestra confianza, cuidando las amistades de nuestros hijos, el colegio al que van, etcétera. También adelantándonos a proporcionarle correctamente la información que presumimos puede obtener con facilidad de modo incorrecto.

 

De todas formas, si el niño ya ha obtenido la información indeseada, lo único que se puede hacer es poner al mal tiempo buena cara y enderezar el entuerto. Quizás en este caso lo más importante sea ayudar al niño a distinguir los diferentes aspectos de la información recibida: la solvencia personal del que la ha impartido y a quien beneficia que esa información sea conocida; la situación emocional con que ha sido recibida; el tono o la tendenciosidad con que se ha presentado y la cantidad de propaganda que había en la información, y la parte de verdad que tiene.

Carmen Ávila de Encío

Publicado el 9/9/2017 en PREGUNTAS FRECUENTES

         

RSS 2.0 (PREGUNTAS FRECUENTES) RSS 2.0 (Vivir en Familia)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Buscar

Categorías

Últimas entradas