NOMBRE CATEGORÍA

CUESTIONARIO PARA VALORAR LA MOTIVACIÓN ESCOLAR Carmen Ávila de Encío

         

Adquirir una educación o los medios para ganarse la vida, son metas demasiado mediatas para que puedan funcionar como motivo para los niños. La mayor parte de ellos trabaja escolarmente para complacer a sus padres y profesores. También opera como motivo la propia realización de una tarea cuando se domina, pues produce satisfacción; aunque hay entre un quince y un cuarenta por ciento de niños que no sienten satisfacciones de este tipo.

Un motivo añadido puede ser algún tipo de gratificación tal como ver el programa favorito de televisión o montar en bicicleta. También hay casos en que la única motivación del niño para estudiar es evitar un castigo.

En ocasiones nos encontramos con niños que carecen de esta motivación inmediata y eficaz. Las causas pueden ser varias: 1) deficiencias en el clima familiar, tales como conflictos matrimoniales, padres excesivamente ocupados, padres que critican o rechazan al niño continuamente, padres muy exigente que crean unas expectativas demasiado altas que el niño no alcanza, padres protectores y padres permisivos; 2) deficiencias en el niño, tales como alguna enfermedad orgánica o alguna disfunción psíquica; 3) deficiencias en la adaptación del niño al entorno escolar.

A continuación se presenta un cuestionario para valorar la motivación escolar en niños y niñas de ocho a doce años.

El niño debe rodear con un círculo la respuesta V (verdadero) o F (falso) según él/ella piense que se comporta.

CUESTIONARIO

1. Pongo mucho interés en lo que hacemos en clase. V F

2. Estoy “en las nubes” durante las clases. V F

3. Durante las clases, deseo con frecuencia que terminen. V F

4. Pongo gran atención a lo que dice el profesor. V F

5. Habitualmente tomo parte en las discusiones  o  actividades que se realizan en  clase. V F

6. Me distraigo en clase haciendo garabatos, hablando con mis compañeros o pasándome notas. V F

7. En ocasiones,  soy yo el que expongo a mis compañeros el trabajo realizado en clase. V F

8. En clase, suelo quedarme adormilado. V F

9. En algunas asignaturas que me gustan especialmente, realizo trabajos extra por mi propia iniciativa. V F

10. En clase me siento a gusto y bien. V F

VALORACIÓN E INTERPRETACIÓN

Conceda un punto a cada respuesta que coincida con la valoración siguiente:

1V 2F 3F 4V 5F 6F 7F 8F 9V 10V

De cero a tres puntos: el niño no está motivado para trabajar escolarmente. Es importante averiguar la causa de esta falta de motivación, dar las orientaciones pertinentes a los padres y provocar una situación de éxito escolar.

De cuatro a seis puntos: nos encontramos ante niños que no pueden calificarse de apáticos en el colegio, pero que tampoco alcanzan un buen nivel de motivación para emprender todas las tareas escolares en relación con todas las asignaturas. En estos casos, es importante alentar al niño para que sea capaz de conseguir su éxito escolar no solo para aquellas asignaturas que le gustan o con aquellos profesores que mejor le caen, sino también en las restantes.

De siete a diez puntos: el niño que puntúa alto se presenta como un niño motivado: es capaz de esforzarse tanto en aquello que es de su interés y agrado, como en aquello que carece de interés para él.

Publicado el 6/9/2017 en ARTÍCULOS

         

RSS 2.0 (ARTÍCULOS) RSS 2.0 (Vivir en Familia)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Buscar

Categorías

Últimas entradas