NOMBRE CATEGORÍA

CUESTIONARIO PARA VALORAR LA MADUREZ Carmen Ávila de Encío

         

Los niños, por definición, en tanto son niños, no han alcanzado la madurez. Pero acorde a su edad esta cualidad se manifiesta en la capacidad de reflexión, en la confianza mesurada en los demás, en saber convivir, en la tolerancia al fracaso y en la capacidad de esfuerzo para alcanzar los objetivos que se propone.

Llamamos “persona madura” a la que conoce sus capacidades y límites de modo realista y, al propio tiempo, es exigente consigo misma en el ejercicio de las capacidades que posee.

Los niños, por definición, en tanto son niños, no han alcanzado la madurez. Pero acorde a su edad esta cualidad se manifiesta en la capacidad de reflexión, en la confianza mesurada en los demás, en saber convivir, en la tolerancia al fracaso y en la capacidad de esfuerzo para alcanzar los objetivos que se propone.

A continuación se presenta un cuestionario para valorar la madurez psicológica en niños y niñas de ocho a trece años.

CUESTIONARIO

1. En el colegio me encuentro feliz y contento. SI NO

2. Durante el recreo, siempre tengo con quien jugar. SI NO

3. Habitualmente no cumplo lo que me propongo. SI NO

4. Con frecuencia estoy malhumorado. SI NO

5. Con mis compañeros de clase, soy uno más. SI NO

6. Si me gastan una broma, me enfado. SI NO

7. Mis profesores piensan que soy un niño educado. SI NO

8. Pienso que yo puedo hacer mi tarea escolar tan bien como otro cualquiera SI NO

9. Soy capaz de convencer a mis amigos para que acepten mis planes con facilidad. SI NO

10. Si me pierdo, me asusto SI NO

VALORACIÓN E INTERPRETACIÓN

La respuesta NO, se valorará con 0 puntos, salvo para las preguntas números 3, 4, 6 y 10 que tendrán un punto cada una. La respuesta SI se valorará a la inversa.

De cero a tres puntos: el niño no es maduro para su edad, lo que se advierte en el poco control emocional y en la ausencia de tolerancia al fracaso.

De cuatro a seis puntos: nos encontramos ante niños que no pueden calificarse de inmaduros, pero que tampoco alcanzan un grado de madurez ajustado a su edad. Son niños que pierden el control de sí mismos en ocasiones, por lo que es importante enseñarles a comportarse adecuadamente también en aquellas situaciones que no les gustan.

De siete a diez puntos: el niño que puntúa alto se presenta como un niño maduro: es estable emocionalmente y capaz de enfrentarse con relativa calma a acontecimientos imprevistos, sean agradables o desagradables.

Publicado el 6/9/2017 en ARTÍCULOS

         

RSS 2.0 (ARTÍCULOS) RSS 2.0 (Vivir en Familia)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Buscar

Categorías

Últimas entradas