NOMBRE CATEGORÍA

¡A CANTAR VILLANCICOS!

         

Nosotros teníamos la costumbre de ir el veinticuatro de diciembre a la Plaza Mayor para comprar alguna figurita de navidad con que ampliar el belén.

Nosotros teníamos la costumbre de ir el veinticuatro de diciembre a la Plaza Mayor para comprar alguna figurita de navidad con que ampliar el belén. Un año, poco antes de la navidad, en una comida de empresa, un matrimonio amigo nos contó que ellos tenían por costumbre ir ese día con los niños a la casa de las hermanitas de los pobres a alegrarles la comida. No tanto para servirla, porque los niños eran pequeños, cuánto para cantar villancicos, contar anécdotas, chistes… y servir los postres. Estos consistían en dulces de navidad que llevábamos nosotros. Lo que era un poco más duro era que los niños tenían que colaborar en comprarlos con sus ahorros, poniendo una cantidad que, aunque era simbólica, les costase un esfuerzo que les implicase en ello.

 

Como manifesté mi interés, nos invitaron a ir con ellos. Así lo hicimos. Al principio, los niños estaban un poco tímidos en su papel de artistas improvisados, pero poco a poco se fueron soltando y en seguida todos cantamos sin reparos. Poco a poco se nos fueron uniendo los ancianos, a los que les agradó cantar villancicos que conocían. Todos disfrutamos mucho, y al final nos ganamos un aplauso, que fue compartido.

 

Después, nos fuimos a comprar alguna figurita de navidad, que también hay que disfrutar del belén.

Publicado el 18/5/2017 en TESTIMONIOS

         

RSS 2.0 (TESTIMONIOS) RSS 2.0 (Vivir en Familia)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Buscar

Categorías

Últimas entradas